Daniela: “El día que descubrí Worktoday”

Daniela: “El día que descubrí Worktoday”

El día que descubrí Worktoday.

Hola a todos. Me llamo Daniela, tengo 23 años y estudio psicología en Madrid. Hace ya bastante que utilizo esta aplicación y supongo que por eso han querido contar conmigo para que os explique mi experiencia. Por supuesto, yo encantada, porque la verdad es que se lo he recomendado a todos mis amigos, que al igual que yo andan siempre muy justos de dinero y de tiempo.

Me descargué la aplicación porque me pareció una idea genial. Yo había hecho de azafata alguna vez y había trabajado echando una mano en el bar de mi tío. Pero hacía bastante que no me llamaban para ningún evento y mi tío acabó contratando a alguien fijo. Yo, como todavía estaba estudiando, no podía.

Supongo que a todos nos pasa, que nos descargamos una app, la tenemos ahí, pero no le hacemos mucho caso y después cuando le pillas el rollo ya te enganchas. Me pasó con twitter y también con Worktoday. Iba recibiendo notificaciones con ofertas bastante tentadoras pero nunca aplicaba.

Un día tenía clase con el mítico profesor que sólo aparece por la uni los bisiestos, pero al precio que va el crédito yo nunca dejaba de ir. Me acuerdo que era un día que tenía toda la tarde con él. Y cómo no, me encontré el típico cartel en la puerta del aula diciendo que no íbamos a tener clase.

Mis amigos, muy felices, decidieron irse de cañas, pero yo no les podía acompañar porque con lo que tenía en mi bolsillo, todo mi capital, no me llegaba ni para media caña. Cuando ya me había decidido a ir a casa vi que también tenía una notificación de Worktoday para trabajar tres horas y cobrar unos 50€. Ya en el metro le di a aceptar la oferta, creo que más por curiosidad que otra cosa.

Pero el caso es que cuando estaba llegando a casa me di cuenta de que me habían seleccionado. Ahora ya no podía decir que no. Subí, me cambié de ropa y volví a hacer el mismo camino. Porque claro, había aceptado la oferta estando al lado de la uni. Trabajé tres horitas muy contenta, el ambiente del local era muy bueno y todos los que trabajaban ahí me acogieron con los brazos abiertos. Me dijeron que la chica a la que yo estaba sustituyendo llevaba dos días enferma y que aquello había sido un caos.

A partir de ese día he ido aceptando las ofertas que han ido saliendo y tengo que decir que mi economía está bastante recuperada ya que consigo el dinero extra que voy necesitando. Me parece un sistema genial, porque ahora mismo yo no podría trabajar si no fuese de este modo. Sólo acepto ofertas que me vayan bien por horario y que me pillen relativamente cerca. La mitad de mis amigos también se la han ido descargando y hasta ahora también han tenido tanta suerte como yo.

No sé si mi testimonio os servirá de mucho, pero yo estoy encantada de la vida y os invito a que si buscáis trabajos extra os enganchéis a la app como seguramente lo hayáis hecho con instagram u otras redes sociales. Todo es cogerle el puntillo.

Un saludo,

Daniela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *